Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views :

Ya estuvo suave de tanta aberración

/
/
/
322 Views
img

¿Cómo es posible que se siga premiando y colocando en posiciones a gente contraria a la 4T? , lamentablemente esto ha venido siendo una constante, ha venido siendo la regla y no la excepción. Este tipo de aberraciones son fruto de la práctica inexistencia de un partido fuerte y funcional (MORENA) que pudiera vigilar que en cada cambio de funcionario se abonara al proyecto de nación que pretende materializar. Actualmente hasta dentro del mismo partido MORENA, se vive la misma aberración histórica y característica de todos los partidos a lo largo de la historia, esto es: nombrar a una dirigencia la cual una vez instalada se considera dueña del partido y que puede disponer lo que a su antojo le venga en gana, sin considerar al propio partido, sus principios de doctrina, ni mucho menos a su militancia y simpatizantes.

De igual forma, los altos funcionarios públicos, suelen cojear del mismo pie, se consideran señores feudales que pueden disponer lo que les venga en gana dentro de su feudo, sin volverse a acordar del ideario partidista ni del proyecto de nación que se supone deben ayudar a alcanzar. Una vez empoderados lo que menos les interesa es el Partido Morena ni la militancia. Hace falta un partido fuerte que velé por los intereses del propio partido y de sus militantes.

El tradicional olvido y menosprecio por los militantes de corazón y de años de trabajo a favor del Partido, para en cambio, favorecer a personas oportunistas contrarias a nuestro proyecto de nación, es ya una protesta generalizada. ¿Dónde queda la democracia participativa cuando dentro del mismo MORENA se sufren autoritarismos monárquicos? Los nombramientos de funcionarios deberían de cumplir con un mínimo de requisitos de idoneidad y racionalidad. Se supone que queremos transformar la vieja forma de hacer política donde tradicionalmente los puestos se otorgaban a las personas menos idóneas ya que se adquirían por venta de plazas, a base de «colchonazos», tráfico de influencias, o preeminencia de intereses personales ajenos al beneficio del municipio, estado o nación.

Otra aberración en MORENA es el autoimpuesto divorcio entre funcionarios y militantes del Partido. Esto es, la mala idea de que los funcionarios públicos no deben participar en las actividades del Partido, lo único que propicia es que los funcionarios se sientan desligados, desvinculados y desobligados del mismo, propiciando esta serie de nombramientos de personajes totalmente alejados de nuestros principios e ideales, cuando debería ser al contrario y exigírseles, al menos, cumplir con una cuota partidista en el nombramiento de los cargos.

Ayer por la tarde participe en una mesa conversatorio organizada por el Instituto Nacional de Formación Política de Morena y el común denominador fue la queja expresada por los participantes en el sentido de que basta ya de menosprecia y relegar en el olvido a la militancia y simpatizantes del partido por los funcionarios municipales, estatales y federales, situación que se ha traducido en un desánimo y acentuado declive en la participación de la militancia.

Como me gustaría ver que se organizarán los simpatizantes y militantes del Partido para protestar con energía y en las calles, como se hacía antes, por la aberración y afrenta que representa el nombramiento de la antiamlo Brenda Lozano. La duda surge: ¿Todavía quedará alguien para protestar?

This div height required for enabling the sticky sidebar